lunes, 16 de mayo de 2011

Ser humano es más duro de lo que parece

Ser humano es más duro de lo que parece
Esto son un vampiro, un hombre lobo y un fantasma... y no es broma, son los protagonista de "Casi humanos". Adaptación de la serie británica "Being human" —con la que comparte también título en versión original—, narra las vivencias de tres veinteañeros que comparten piso y que no tienen nada de normales.

Aidan (Sam Witwer) es un vampiro desde hace más de un siglo y durante la mayor parte de ese tiempo se ha portado como se esperaba de uno de su especie: bebiendo sangre de seres humanos y sin preocuparse demasiado de si seguían respirando o no. Pero ahora está cansado de esa vida, así que se ha alejado de sus congéneres para juntarse con Josh (Sam Huntington), un chico que comprende en cierto modo sus problemas por él es un hombre lobo.

Josh, más nuevo en esto de ser otra cosa, todavía está un poco desorientado. Pero lo de amanecer desnudo en medio del bosque, al lado de un animal despedazado y cubierto de sangre seca, no le resulta nada agradable. Además, quiere poner de nuevo un poco de orden en su vida, así que cuando Aidan le sugiere la idea de alquilar y compartir un piso, acepta. Eso sí: cuando descubre que en lugar de dos son tres, no se lo toma demasiado bien.

Sally, la tercera en discordia, es el fantasma de una chica que murió pocos meses antes en la casa que los chicos eligen. No recuerda cómo pasó y le da pánico ir más allá de la puerta de entrada. Posiblemente su presencia tenga algo que ver con el hecho de que los anteriores inquilinos se marcharan... Pero para ella también va a ser una gran idea esto de tener a un vampiro y un hombre lobo en su cocina, más que nada porque por fin alguien parece ser capaz de verla y, sobre todo, de escucharla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario